Get Adobe Flash player

Colectividades argentinas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un argentino-judío: está realizando un tour junto a su familia, en Europa. Llegan al Vaticano, y cuando entran y ven esa impresionante construcción, esos tapices costosísimos, esas columnas de oro, el judío le dice a su hijo: "Aprenda bien esto, hijo. Así como la ve, esta gente empezó con un pesebre". (Beto Casella)

Uno de argentinos: Se acusa a un argentino por bigamia. Logra que el jurado lo absuelva. El juez, finalmente, lo manda a su casa. Y él le pregunta:  --¿A cual de las dos casas, fiera? (Beto Casella)

Uno de italianos: --Filomena, vos sos per me como Sofía Loren, Kim Bassinger y Sharon Stone.  --Ay, Francesco, ¿tanto te gusto?  --No, lo que pasa es que pesás como la tre junta. (Beto Casella)

Uno de gallegos: Manolo entra a una casa de electrodomésticos. Le dice al vendedor:  --¿Tiene videocaseteras (vídeos) con freezer (congelador)?  --Pero señor, eso no existe.  --¡Cómo que no, coño! Yo quiero una de esas que congelan la imagen. (Beto Casella)

De argentinos: --¡Miren aquello que vuela!  ¿Es un pájaro?  ¿Es un Avión?  --No, es un cheque firmado por un argentino. (Beto Casella)

De judíos: David es lo más ahorrativo que uno pueda imaginarse. Últimamente tiene dolores de riñón y va al médico. El facultativo le dice: --Mire, es probable que usted tenga alguna formación de calcio, que le provoque cálculos renales. Vamos a hacerle un análisis de orina, para comprobar si esto es cierto. Haga pis en un frasquito y tráigamelo la semana que viene.  Unos días después, David llega al consultorio. Pero en lugar del frasquito que pidió el médico, llega con una garrafa gigante, repleta de orina. Cuando el médico ve eso, le pregunta: --¿Para qué trajo tanta orina?  --Para que pueda estudiarla mejor, doctor. --  El médico ordena analizar los litros de pis y a los pocos días, le dice: --Mire, el tipo de orina parece un poco extraño. Pero no encuentro ningún tipo de sustancia que pueda traer problemas renales.  David se va del consultorio, llega a su casa y grita a toda la familia: --¡Rebeca, María, Isaac, Simón, pónganse contentos! ¡Ninguno de nosotros tiene problemas en los riñones! (Beto Casella)

De gallegos: --Paco, ¿te has enterado de que Maradona no pudo viajar a Japón porque no le dieron la visa?  --Pero, hombre, si yo tuviera el dinero que él tiene, me saco la Mastercard dorada y listo. (Beto Casella)

De italianos: El tano Antonio suele hacerse atender por un peluquero algo insufrible. No es mal tipo el peluquero, pero es lo que se llama un 'contreras'. No hay nada que le venga bien y, además, cree sabérselas todas. Lo cierto es que don Antonio acaba de ganar un dinerillo a la Quiniela y decide, junto a su mujer, hacer un viaje de placer por algunos países del mundo. Cuando va a cortarse el pelo, se lo comenta al peluquero.  --Ajá, ¿y adónde piensan viajar?  --pregunta el dueño de la peluquería, mientras atiende la cabeza del italiano.  --Bueno  --dice Antonio--, a mi muquer y a mí nos gustaría ir a España a ver una corrita de toros.  --Usted está loco  --apunta el peluquero--. Esas corridas son sangrientas. Además, las plazas de toros en España están atestadas de gente. No va a poder ver nada, porque le van a dar una ubicación pésima. Hágame caso, no pierda el tiempo.  --También queríamo aprendere a esquiar con mi muquer. Nos vamos a ir a los Alpes suizos.  --¿Aprender a esquiar?  --dice el peluquero--. Hay gente que se ha fracturado varias partes del cuerpo tratando de aprender a esquiar. ¿Usted cree que es para cualquiera? Además, en los Alpes suizos se va a morir de frío. Hágame caso, no tire la plata.  --Eso sí  --dice don Antonio--, mi muquer e io somos muy católicos. Queremos ir a lo Vaticano, a ver una misa del Papa.  --¿Ver al Papa?  --se ríe ahora el peluquero--, ni lo sueñe. Esa plaza suele estar llena de gente desde la madrugada. Al Papa lo va a ver así de chiquito y no va a escuchar un pito. Entre tanto gentío se van a morir de calor. Acuérdese lo que le digo, al Papa no lo va a ver ni en figuritas. Don Antonio se va de la peluquería, bastante fastidiado con el peluquero y sus negros pronósticos. Finalmente, el tano y su mujer hacen el viaje y vuelven un mes después. Antonio vuelve a cortarse el pelo y, de paso, a contarle al insufrible peluquero el resultado de las vacaciones por Europa.  --¿Y, cómo le fue?  --pregunta canchero el peluquero mientras le coloca el babero.  --No me puedo quejare  --dice el tano--. Fui a la corrita de toros y estuve en la segunda fila. Al toro y al torero los tenía a tres metros de distancia,  --Bueno, lo felicito  --dice el peluquero--. Pero ¿intentó esquiar? Se debe haber matado a golpes...  --No vaya a creere. Con mi muquer contratamos un guía entrenador y aprendimos bastante rápido. Esquiamo como die días seguitos. E una cosa maravigliosa.  El peluquero, a esa altura algo contrariado, dice: --Bueno, no me va a decir que también vio al Papa...  --Decame que te cuente, porque fue incredívile. Me fui a la plaza donde dan la misa. Llegué en plena madrugada. Me paré con mi muquer adelante de todo. Io estaba justito delante de la puerta de donde sale il Papa.  --¿Y?  ¿Qué pasó?  --Decame que te cuente. A la hora señalata, se abre la puertita y sale il Papa. Yo lo tenía a poco metros. Sale caminando, pasa por delante mío y se para.  --¿Justo enfrente suyo? No lo puedo creer.  --Pero la sorpresa más grande fue que il Papa se quedó mirándome y me vino a hablare.  --¿A usted?  ¿Y qué le dijo el Papa?  --"¿Quién fue el hico de mil putas que te cortó el pelo?" (Beto Casella)

Ruta de navegación

Copyright © 2008 / 2016 - Todos los derechos reservados - Radio Tabano
 - Todos los logos o imagenes mencionados en esta web son propiedad de sus empresas correspondientes -

Radio Tabano